You are here

Descubra la S3.23: ¿en qué consiste el entrenamiento funcional?

Los equipos de entrenamiento funcional de Precor desarrollan la fuerza al mismo tiempo que mejoran el rendimiento.

Con independencia de que sea un deportista profesional o simplemente una persona que traslada las pesadas bolsas de la compra desde el coche, sin duda puede beneficiarse del entrenamiento funcional.

El entrenamiento funcional significa la realización de ejercicio con un método que tiene en cuenta las actividades que disfruta y los movimientos de la vida diaria. En general, en los ejercicios de entrenamiento funcional se trabajan la fuerza y el equilibrio.

Piense en los deportes. Al jugar al tenis y esquiar trabajamos diferentes músculos y la coordinación, sin embargo, en ambas actividades participan todos los músculos de nuestro cuerpo. Lo mismo ocurre en las tareas diarias que todos realizamos, desde cortar madera y arreglar el jardín hasta sacar la compra del coche.

A pesar de que muchos programas deportivos se centran en el desarrollo de unos pocos músculos principales, esto no es suficiente para lograr más rendimiento en el deporte que nos gusta o más eficiencia en nuestra vida diaria.

Los equipos de entrenamiento funcional de Precor le permiten practicar ejercicios que simulan los movimientos naturales ilimitados que realizamos diariamente y en deportes concretos gracias a que su diseño no obliga a realizar una sola trayectoria de movimiento fija. El sistema basado en cables del entrenamiento funcional permite al usuario moverse en múltiples planos, al mismo tiempo que fortalece su tronco e imita las posturas que adopta en su día a día.

En lugar de trabajar la fuerza de algunos músculos, le ayudamos a fortalecer grupos de músculos completos. De esta forma, logrará un tronco más fuerte, un equilibrio más desarrollado y una coordinación que le ayudará a moverse mejor. Algunos estudios han demostrado que el entrenamiento funcional puede reducir el dolor en las articulaciones y disminuir las lesiones.*

Con el entrenamiento funcional, ejercite los músculos y la mente.

En general, en los ejercicios de entrenamiento funcional se trabajan la fuerza y el equilibrio. Incluso la flexión de brazos puede convertirse en un ejercicio funcional si al mismo tiempo se sujeta una pelota con las manos o los pies. En esa postura, se obliga a trabajar la estabilidad y más músculos, en particular los del tronco. De esta forma, realiza un entrenamiento más eficiente, quema más calorías y ayuda a fortalecer su cerebro gracias al desarrollo del control de los músculos.

Creemos que no debemos llegar al punto de tener que elegir entre entrenamiento funcional y entrenamiento de la fuerza. El entrenamiento funcional le ayuda a mover el cuerpo más eficazmente. Por su parte, el entrenamiento de la fuerza permite fortalecer músculos concretos aislándolos. Un programa que abarque ambos enfoques representa la mejor combinación de fuerza y rendimiento.

* Investigación Spennewyn de 2009 publicada en el Journal of Strength and Conditioning Research. El estudio comparó un entrenamiento funcional con un entrenamiento focalizado variable. Las personas que realizaron entrenamiento funcional aumentaron un 58 % más su fuerza respecto del otro grupo. Sus mejoras respecto del equilibrio fueron un 196 % superior a las del grupo de entrenamiento fijo; además, mostraron una disminución general del dolor en las articulaciones del 30 %.